martes, 3 de abril de 2012

domingo, 1 de abril de 2012

martes, 27 de marzo de 2012

domingo, 25 de marzo de 2012

jueves, 23 de febrero de 2012

Objeto de investigación

Qué estoy buscando?
Éste, de por sí, pudiera ser objeto de la búsqueda.
Y es que me pregunto, pero no tengo claro el qué. Porque la duda es global? Porque soy miope también pensando? Porque no entiendo...
Qué es involucrarse?
Comprender. Respetar los tiempos de todos, sobre todo los propios cuando se desdibujan en la velocidad del "tengo que".Saber esperar. Paciencia. Escuchar no sólo los sonidos, también los silencios. Escuchar no sólo lo que se dice, sino lo que se busca decir. Empatizar... Sintonizar emociones. Jugar con lo que me genera el otro si no se genera empatía... ¿Por qué? ¿Por qué el rechazo, la necesidad de hacer callar, la intolerancia ante la pregunta abierta?
Involucrar-se.
Se, uno mismo, yo. Sujeto? Individuo? Sedimentación de habitualidades pasivas? (jej, siempre me gustó esta noción y quise usarla así, porque sí). Una densidad constituida por, atravesada por, centro de convergencia de innumerables factores epocales, políticos, económicos, sociales, culturales, familiares, neuronales, genéticos, -inter-personales, intra-personales-. O es el momento abstracto del autor? Del yo responsable? De la libertad?
Cómo entra en una tradición que se preocupa por los reportes verbales y por el análisis de las proposiciones? Cómo se incribe en un ciencia que delimita procesos computacionales o en otra que estudia patrones de activación neuronal? Allí no existe la subjetividad, construcción moderna, legado problemático y absolutamente inútil de la Modernidad. Su único punto de llegada es la más profunda soledad...
Será que el sujeto, por ser sujeto, está condenado a la soledad... Será que no somos sujetos, sino nodos en inmensas redes de relaciones, y la soledad no existe, justamente porque por definición estamos sujetos, aun después de la muerte!
Qué busco? Qué tenga sentido mi objeto de búsqueda. Lo sé, parece una boludez...

domingo, 1 de enero de 2012

Duelo de la promesa

Eras promesa
promesa de una intensa pasión
del olvido del mundo
en lo profundo de tu abrazo
en el recorrido impetuoso
atento y casi obsesivo
de tu piel sobre mi piel
de tu estremecer sobre mis latidos.

Eras promesa
la promesa de recuperar
un sentimiento perdido
o del despertar de lo que nunca ha sido:
el suelo firme despedazándose a mis pies
los muros derrumbándose a mi alrededor
la inercia absoluta del pensamiento
ante esta idea fija
"quererte" como tal vez te quiero

Pero eras sólo promesa
porque en lo expresivo de tu rostro
en la sutileza de tus palabras
vendías fantasías para que alguien te comprara
(no porque quisieras sino porque sólo con aquello contabas)
mientras yo vendía mis sueños para que me los llenaran
Y así nos enredamos en esta inconcreta trama,
que de la nada misma devino otra nada
(quizá con la diferencia de ser un poco más pesada).

Hay obligaciones que se dudan
y por más firme que sea la decisión
las tristezas no se callan

Mi refugio es creer
que la necesidad no es sentir nada
más que la carencia,
Mi refugio es creer
que eras la soledad disfrazada.