miércoles, 17 de diciembre de 2014

Silencio

Cuándo fue que dejaste que el musgo recubriera tu piel

Cuándo fue que el viento marcó esos surcos en tu rostro

Cuándo la tierra húmeda de tus pies se volvió piedra rancia

Y tu cuerpo encalló entre los riscos del olvido?

Será que te perdí en el sucumbir de mis párpados

mientras el tiempo se burlaba a mis espaldas,

o simplemente prescindí de tu estar acá,
ahora,

obtusa y quebrada, a veces solo ingenua...?

Recorro cada centímetro del aire que alguna vez tejimos juntos,

Tal vez respire aún la incandescencia en los confines de tu mundo

y palpite, imperceptible, una voz que me abrace

entre los ecos del silencio.

lunes, 14 de abril de 2014

Me asaltó una duda pero vinieron las certezas a lincharla.
Así concluyó este episodio, bajo la seguridad del dogmatismo.

jueves, 23 de enero de 2014

Querer quererlo

Amar
Querer
Desear
Es la intensidad lo que los diferencia?

Yo lo quiero.
En todos sus sentidos.
El aire que respira y lo áspero de sus dedos.
Sus ojos de niño, su sonrisa perversa.
Querer para mí, y ese querer del afecto.
Yo lo quiero...

Lo quiero...
A la distancia.
En la fantasía compartida, tejida con palabras.

Y si nuestra piel se toca,
que sea sólo para un nuevo impulso
de encuentros y desencuentros hilvanados con mensajitos
de texto, del face, de whatsapp...

Que sea sólo para amontonar deseo
y mantenernos expectantes.

Porque tenerlo para mi muy cerca
es ver ranuras, grietas, abismos.
O una realidad en carne viva.

Es no querer quererlo nada.